PDET: un caso de desigualdad hasta en cuarentena

Es claro que las cifras de contagio no reflejan la realidad de la evolución del virus; hay un número exponencial de casos aún no identificados. Sin embargo, es la mejor aproximación que se tiene para la elaboración de políticas públicas que respondan a esta crisis. Al analizar dichos datos se obtiene que sólo el 2,5% de los contagios se encuentran en municipios PDET. Entonces ¿cuál es el costo de oportunidad de no elaborar políticas públicas con diferenciación territorial?



Las subregiones PDET, definidas tras la firma del Acuerdo Final, son los territorios más afectados por la violencia, presencia de cultivos ilícitos, pobreza y abandono por parte del Estado. De cara a la crisis Covid-19 es pertinente analizar la capacidad de estos territorios para enfrentar la pandemia. El análisis de la capacidad de atención en salud es crucial, especialmente para los casos de contagio que requieran hospitalización en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). En el caso de los municipios PDET, el 95% de estos territorios no cuentan con Unidades de Cuidados Intensivos. Y, al agregar estos municipios, sólo 5 de cada 100.000 habitantes podrán acceder a cuidados intensivos, mientras que a nivel nacional la tasa es de 11 [1].


Claro, el porcentaje de contagios que presentan complicaciones y que requieren UCI es relativamente bajo, por eso cabe analizar datos más amplios, tal como las condiciones que enfrenta la población frente a la cuarentena, una medida que agrupa a la mayoría de los habitantes. El porcentaje de hogares que presenta hacinamiento crítico a nivel nacional es del 9,2%, mientras que en las subregiones PDET es del 14,6% [2]. Esto quiere decir que, en el 14% de los hogares más afectados históricamente por el abandono estatal, las familias viven con más de tres personas por habitación. La situación se vuelve aún más crítica cuando el 30% de los hogares de estas subregiones no tienen acceso a fuente de agua mejorada, mientras que a nivel nacional esta tasa es del 11,7%[3].


Por otro lado, partiendo de los efectos directos del aislamiento, tales como los ingresos económicos y el acceso a la educación, existe una brecha entre estas regiones y el nivel nacional. En las subregiones PDET el 89% de los hogares se encuentran privados por empleo formal, mientras que a nivel nacional esta cifra corresponde a 72%[4]. Esto muestra que, al encontrarse en confinamiento, al menos 89% de los hogares en los municipios PDET no tendrán un ingreso fijo asegurado durante la cuarentena. Por otro lado, respecto al acceso a la educación a través de plataformas virtuales, sólo el 5,4% de los hogares en las subregiones PDET cuentan con acceso a internet fijo[5]. Y, en cuanto a internet móvil, los niños y jóvenes enfrentan dificultades económicas o de cobertura para recargar datos, lo que ha imposibilitado el acceso a estas plataformas virtuales.


En conclusión, la precaria posibilidad de reacción del sistema de salud en los municipios PDET, junto con el confinamiento que se evidencia con las altas tasas de hacinamiento, y grandes necesidades económicas y de conectividad, aumentan la vulnerabilidad de estos territorios y hace más difícil y lenta una futura recuperación de su economía y de las condiciones de bienestar de sus habitantes. El 2,5% de contagios presentados en estos territorios es una medición frente a la primera fase de la pandemia; sin embargo, de aumentarse esta cifra, los efectos negativos serían mayores para sus poblaciones. Este escenario ha evidenciado los problemas estructurales existentes en los territorios más rezagados; sin embargo, dada la urgencia de respuesta a la crisis, es prioritaria la creación de políticas públicas territoriales diferenciadas que respondan a la pandemia y que involucren a varias entidades tanto de nivel nacional como departamental y municipal, lo que significa un reto adicional, si recordamos problemas históricos de coordinación y articulación en la ejecución de este tipo de políticas. La creación e implementación de políticas públicas, en la coyuntura actual de nuestro país, no puede entenderse sin tener en cuenta cifras de contagios, pero tampoco puede entenderse únicamente a través de estas.


Notas:

[1] Elaboración propia a partir deMinisterio de Salud y Protección Social. Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud - REPS.

[2] Datos Hogares PDET: Censo Nacional 2018-DANE; Datos Hogares Nacional: Encuesta Nacional Calidad de Vida 2018-DANE.

[3] Datos Hogares PDET: Censo Nacional 2018-DANE; Datos Hogares Nacional: Encuesta Nacional Calidad de Vida 2018-DANE.

[4] Datos Hogares PDET: Censo Nacional 2018-DANE; Datos Hogares Nacional: Encuesta Nacional Calidad de Vida 2018-DANE.

[5] Elaboración propia a partir deMinisterio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones. Datos Abiertos. Internet fijo penetración municipios. Noviembre 2019.


196 vistas

Carrera 7 # 8-68 Edificio Nuevo del Congreso

Oficinas 527B - 537B

Conmutador: +571 3904050  Extensiones: 3809- 3810- 3811

Correo electrónico: juanitag@juanitaenelcnogreso.com