Los nuevos medios y la política

Actualizado: mar 20

Nunca pensé trabajar en política. Siempre creí que todo lo que giraba en torno a ella era lejano y aburrido. Sin embargo, por cosas de la vida terminé involucrada en el escenario del Congreso, que a veces es turbio y otras veces es emocionante.


La experiencia laboral que he adquirido aquí me ha permitido re-pensar la política desde dos lados: la primera, para entender que una gran mayoría de congresistas y funcionarios aún están cerrados a utilizar los medios digitales y masivos como una plataforma para acercar a la ciudadanía; y por otra parte, para preguntarme como ciudadana y comunicadora, ¿cómo los nuevos medios, es decir, la realidad virtual, los proyectos transmedia, el storytelling, entre otros pueden servir de puente para narrar e incluso contribuir a cerrar las brechas digitales?


Todo esto se relaciona con la misma razón por la cual nunca pensaba trabajar aquí. Siempre creí que la política estaría cerrada a espacios creativos. Lo cual es un error, hoy lo que creo que debemos hacer desde nuestra labor es romper esas consignas y barreras para que cualquier ciudadano o ciudadana de a pie sienta empatía para conocer e informarse sobre la realidad del país.


Pues bien, para comprender esto debemos entender que hoy todos los ciudadanos somos parte de una “cultura participativa”. Henry Jenkins en su libro Convergence culture: la cultura de la convergencia de los medios de comunicación” menciona que:


“EI término «cultura participativa» contrasta con las nociones más antiguas del espectador mediático pasivo. Más que hablar de productores y consumidores mediáticos como si desempeñarán roles separados, podríamos verlos hoy como participantes que interaccionan conforme a un nuevo conjunto de reglas que ninguno de nosotros comprende del todo” [1].


Ojalá esto se pudiera entender desde cualquier gobierno. Todas las innovaciones tecnológicas que poseemos hoy son un incentivo de participación e interacción que deben ser valoradas en lugares tan cerrados como el Congreso. Sería increíble que los políticos cambiaran su modo de ver a la ciudadanía para generar una creación colectiva de lo que podría ser, por ejemplo, un proyecto de ley.


Las grandes creatividades no solo surgen viendo a otros políticos, como Barack Obama, quien logró entender la importancia de una buena estrategia digital para acercarse a la gente; también surgen de otras plataformas interactivas como las que verán a continuación.


Todas ellas, para mí, son una gran inspiración para entender que la política o cualquier otra área tienen una historia que contar, lo cual es un gran reto. Ojalá las puedan ver desde sus computadores:


Welcome to pine point, que narra desde la memoria la historia de una comunidad minera al Noroeste de Canadá:


Los pregoneros de Medellín, un recorrido virtual de vendedores que cantan en Medellín:

y Residente, que para lanzar el álbum “ADN” decidió mostrar a través de un proyecto multimedia, las historias y los viajes que realizó a diferentes países para realizar su álbum.


Basta con ver estos proyectos y preguntarse ¿por qué en la política no puede suceder lo mismo? Hay un sitio particular que me ha llamado mucho la atención desde que lo vi, llamado “Vr Estonia”. Esta es una página web en la que podemos realizar un recorrido de 360 grados a través de los avances digitales de este país ubicado en Europa del este.


Cada vez más desde nuestras áreas debemos hacernos la idea de que la comunicación es bidireccional. No somos una masa que solo entiende la información. A esto también le añado que la comunicación, desde el escenario político, es pública. Por lo tanto, la búsqueda debe ser hacia “la innovación continua de servicios, la participación ciudadana y la forma de gobernar mediante la transformación de las relaciones externas e internas a través de la tecnología, el internet y las nuevas formas de comunicación” [2].


Ahora, por nuevos medios no me refiero solo al mundo digital, también me refiero al gran reto de unir las plataformas digitales con lo análogo. Las calles también son un importante escenario para interactuar con la ciudadanía. Esto es un campo que aún me falta por explorar.


El mundo digital es muy grande. Y la invitación para los políticos es a que se atrevan a explorarlo. Las redes sociales son un primer paso, pero más allá quedan múltiples herramientas por descubrir y que tal vez aportarían a que más ciudadanos, como yo, nos acerquemos a la política.


Voy a finalizar esta columna con una reflexión que me hago. Al comenzar esta semana pude ver la imagen del Papa Francisco asomado en la ventana dando la bendición a la Plaza de San Pedro vacía por el coronavirus. Esto como un acto simbólico y que además fue posible ver gracias a las redes sociales. También ví que los colegios, instituciones de educación superior tendrán que utilizar estrategias para el estudio virtual. A esto se le suma una serie de comunicados de entidades públicas, como el Congreso, que están buscando las vías para utilizar plataformas digitales y así sesionar virtualmente.


Creo que más allá de realizar una crítica esta es una oportunidad para darnos cuenta, como dice el teórico Marshall McLuhan, que cualquier tecnología es una extensión de nuestro cuerpo, mente o ser. Probablemente, el internet no llegue a todas las zonas de nuestro país, pero cada vez más esto hará parte de nuestra identidad, de conectarnos aún más y cerrar la brecha digital.


Me gustaría darles un listado de herramientas que pueden utilizar para quedarnos y hacer nuestro trabajo desde la casa:


  1. Transmisiones o streaming en redes sociales. Facebook, Instagram y/o Twitter cuentan con opciones para realizar videos en directo. Esta es una opción para transmitir temas importantes de manera instantánea.

  2. Además, hay una herramienta que se llama Open Broadcaster Software (OBS Studio) para retransmitir programas, grabarlos o hacer un live manera más formal con conexiones a cámaras o presentaciones.

  3. Para las conferencias está la opción de Zoom, Meet Hangout o Videollamadas grupales en Whatsapp.

  4. Si necesitan trabajar en un documento colaborativo “Dropbox paper” es una gran opción para agregar una serie de imágenes, aplicaciones, tareas, tablas, calendarios y códigos.

  5. Si necesitas programar tareas con tu equipo: Trello o Asana.


Sería un gusto que entre todos podamos formar una comunidad colaborativa sobre cómo podemos avanzar más para cerrar las brechas digitales que hay en nuestro país y contribuir, a través de herramientas digitales, a informarnos mejor.


Notas:


[1] Jenkins, Henry. Convergence Culture: la cultura de la convergencia de los medios de comunicación. 2006. Disponible en: https://stbngtrrz.files.wordpress.com/2012/10/jenkins-henry-convergence-culture.pdf

[2] Vera, Estefanía. Gobierno Electrónico. : http://exa.unne.edu.ar/informatica/SO/Monografia_Adscripcion_Gobierno_Electronico_Vera.pdf

71 vistas

Carrera 7 # 8-68 Edificio Nuevo del Congreso

Oficinas 527B - 537B

Conmutador: +571 3904050  Extensiones: 3809- 3810- 3811

Correo electrónico: juanitag@juanitaenelcnogreso.com