Defendimos la JEP en Comisión Primera de Senado

Logramos derrotar la idea de crear una sala paralela para los militares. Habríamos preferido hundir el proyecto pero no teníamos las mayorías. El texto aprobado preserva la estructura de la JEP y busca garantizar los derechos de las víctimas y la seguridad jurídica de los militares.


Estos son los puntos que se deben tener en cuenta para entender lo que se aprobó en Comisión Primera de Senado sobre la JEP. El texto aprobado en primer debate preserva la estructura de la JEP y busca garantizar los derechos de las víctimas y la seguridad jurídica de los militares.


1. ¿Cuándo empezó esta discusión?


El pasado 30 de octubre y por solicitud de los liberales, estuvimos todo el día en la búsqueda de alternativas en una sub-Comisión, en la que participaron senadores de la Comisión Primera de Senado de todas las fuerzas políticas, otros congresistas y el gobierno.


2. El uribismo planteó dos temas:


a) Generar confianza en la JEP a través de la elección de nuevos magistrados y la creación de nuevas salas para los militares;


b) Subrogados penales para que quienes no reconozcan su responsabilidad puedan salir en libertad a los 5 u 8 años, supuestamente con el fin de evitar falsos testigos y auto-incriminaciones (tanto para militares como para guerrilleros).


3. Desde el bloque pro-paz hicimos los siguientes planteamientos:


a) Hacer salas exclusivas para los militares rompe el principio de universalidad y inescindibilidad del tratamiento penal especial en la JEP;


b) No estamos dispuestos a avanzar en nuevas reducciones de penas, porque supondría retroceder en la satisfacción de los derechos de las víctimas y podría constituirse en lo que tanto se dijo en La Habana que no íbamos a hacer: “un intercambio de impunidades”.


4. Señalamos que en todo caso nos une el propósito de aumentar la legitimidad de la JEP. Con ese objetivo avanzamos en dos propuestas:


a) Crear un mecanismo de selección para adicionar un número de nuevos magistrados adicionales para la JEP, pero sin crear salas separadas.


b) Reforzar la carga de la prueba para contrastar el contenido de las confesiones, pero sin conceder subrogados penales adicionales.


5. El 31 de octubre esa propuesta fue acogida por todos los partidos (menos el polo).


Aquí pueden ver el texto aprobado.


6. Hay mucha desconfianza porque este es el primero de ocho debates.


Las experiencias del pasado nos generan desconfianza sobre los intentos de meter nuevos temas en esta reforma en los próximos debates. Por eso firmamos este acuerdo político.



7. Gracias a este acuerdo logramos:


a) Evitar que haya una JEP paralela para los militares;

b) Evitar que quienes no reconozcan puedan recibir beneficios;

c) Evitar subrogados penales adicionales para los militares;

d) Evitar que la verdad institucional prime sobre la verdad del caso;

e) Evitar magistrados nombrados a dedo por el Presidente.


8. Defendimos los acuerdos


A pesar de que preferíamos haber hundido el proyecto, podemos estar ante un escenario político muy potente que permita superar la polarización política en torno al acuerdo de paz, fortalezca a la JEP y aumente la legitimidad del Acuerdo de paz y, por lo tanto, su sostenibilidad en el tiempo.

30 vistas

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficinas 527B- 537B

Teléfono: 4325100 - Extensiones: 3809 - 3810 - 3811

Celular: 3232272947

juanitag@juanitaenelcongreso.com

© 2018 por Equipo de Comunicaciones Juanita Goebertus